Tenemos Una Gran Confianza En él

Tenemos Una Gran Confianza En él

Argentina también jugó la edición de la Copa América 1975, donde por primera vez no tenía una sede fija. Después de ganar la Copa del Mundo, Argentina no disputó un partido hasta 1987, cuando llegó una nueva edición de la Copa América. En 1978, comenzaron los preparativos finales para la Copa del Mundo, jugando varios partidos contra equipos sudamericanos y europeos. La rivalidad futbolística entre los dos países se mantuvo y se enfrentaron en dos oportunidades más por partidos de la Copa del Mundo. Mario Kempes adelantaría a la albiceleste en el minuto 38, pero a pocos minutos del silbatazo final, la Orange Team empataría el cotejo por medio de Dick Nanninga al minuto 82. Tras los noventa minutos reglamentarios (Rob Rensenbrink estuvo cerca de darle el título a Países Bajos en el último minuto pero su remate se estrelló en el poste), el partido acudió a la prórroga, y una vez más, Mario Kempes marcó otro tanto en el minuto 105, y luego Daniel Bertoni agregó otro gol en el minuto 115 que selló la victoria 3-1 para la Argentina, y su primer título mundial en la historia. En el último partido de la primera ronda, Argentina derrotó a Haití 4-1, logrando la clasificación a la segunda ronda, donde el equipo perdió ante los Países Bajos de Johan Cruyff por 4-0 y Brasil por 2-1, terminando con un empate 1-1 ante Alemania Democrática.

Tras el frustrante desempeño en Alemania 1974 y la designación de Argentina como sede de la Copa del Mundo de 1978 obligó a la AFA a realizar cambios en el fútbol argentino. Argentina ingresó directamente al Grupo 1 de la Copa Mundial de 1978 como sede organizadora de la misma, acompañado por Francia, Italia y Hungría. Argentina comenzó una larga preparación para la Copa Mundial de 1978 que se alojaría en la tierra natal por primera vez, disputando varios partidos y torneos amistosos. Pizzuti dirigió durante tres años, en el que Argentina jugó varios juegos amistosos contra equipos sudamericanos, incluyendo el título de la Copa Roca 1971. En 1972, Argentina fue invitada a jugar la Copa Independencia de Brasil, donde el equipo no logró buenos resultados. Argentina ganó los otros juegos contra Bolivia y Paraguay (4-0 y 3-1 respectivamente, ambos en Buenos Aires), finalmente clasificando para la Copa del Mundo. La buena actuación en el Sudamericano le permitió a Argentina clasificar para los Juegos Panamericanos de ese año en Indianápolis, y al Campeonato FIBA Américas (Preolímpico) del año siguiente. Otros jugadores que estuvieron fueron Juan Barbas, Gabriel Calderón (del equipo ganador del campeonato juvenil), Patricio Hernández, Julio Olarticoechea, Enzo Trossero y Jorge Valdano.

En la segunda ronda, Argentina compartió grupo con Italia y Brasil, siendo derrotado por ambos (1-2 y 1-3) y eliminado del campeonato. Allí esperaría un difícil grupo, compartido con Brasil, Polonia y Perú, de este grupo saldría uno de los finalistas. Argentina fue ubicada en el Grupo A, donde venció a Túnez (2-1) y Australia (4-2), aunque igualó en el último partido con Alemania (2-2). En semifinales enfrentó a México, donde luego de un empate 0-0 en los noventa minutos reglamentarios, llevaron el partido a la prórroga. Argentina participó en el Mundialito, un torneo auspiciado por Uruguay en conmemoración del quincuagésimo aniversario del primer torneo de la Copa del Mundo, donde el equipo derrotó a Alemania Federal 2-1 y empató con Brasil 1-1, igualó en puntos con este último pero con menor diferencia de gol, motivo para ser eliminado en la primera fase. Pero este arranque de verano navega silencioso por la orilla rojiblanca.

Messi es un goleador prolífico y ha sido máximo anotador de la liga española, de la Supercopa de España y de la Supercopa de Europa. Probablemente, su gol más recordado sea el que marcó frente al Albacete en la última jornada de liga y que encarriló definitivamente la consecución del campeonato, culminando una campaña histórica para el equipo colchonero. No obstante debutó con una derrota 1-0 ante Bélgica en Barcelona. Argentina ganó el partido 1-0. Ese equipo fue apodado la selección fantasma debido a la falta de organización existente en la AFA en ese momento, lo que significó que los medios de comunicación no pudieran obtener información sobre el equipo durante su permanencia en Tilcara. Argentina debutó goleando a Venezuela (5-1 y 11-0) pero perdió ante Brasil en los dos partidos siguientes (2-1 y 1-0), por lo que la verdeamarela clasificó a la siguiente etapa y el equipo fue eliminado. En su debut, derrotó 2-1 a Hungría con aciertos de Leopoldo Luque y de Daniel Bertoni, ante un inútil descuento de Károly Csapó. El equipo visitante ganaba 2-1 clasificando para México, pero en los últimos minutos del partido, una recordada jugada de Daniel Passarella finalizó con el tanto de Ricardo Gareca que señaló el 2-2 definitivo, y que le permitió a Argentina ser uno de los cuatro representantes sudamericanos en México.

Cuando le gustó este artículo informativo y le gustaría recibir detalles sobre camiseta argentina por favor visite nuestro sitio web.